Consejos para decorar habitaciones infantiles




Con espacios versátiles y prácticos

Cuando decimos que una habitación infantil ha de ser práctica, eso significa que ha de ser práctica para tu hijo. Para él, que es quien la va a usar a diario. Por eso, el primer requisito que debe cumplir una habitación infantil es que se adapte al pequeño.


Que los espacios para guardar estén a su altura, que pueda abrir y cerrar muebles y cajones con facilidad, y que se suba a la cama sin ayuda. Lo mejor es ponérselo fácil al niño desde el principio, y así jugará, ordenará y estudiará mucho mejor.


En segundo lugar, una habitación infantil ha de ser versátil, es decir, tiene que adaptarse fácilmente a las diferentes actividades que el niño va a realizar en ella: jugar, dormir, estudiar, etc. Las diferentes zonas han de estar bien definidas y cada una debe contar con el mobiliario adecuado.


Muebles resistentes, que sigan su ritmo


Es importante elegir muebles y complementos resistentes, capaces de aguantar el trote diario. Los niños son incombustibles y necesitan muebles que soporten su ritmo y actividad.

Opta por muebles robustos, que no se deterioren al primer golpe o arañazo, que sean fáciles de limpiar. No tiene sentido escoger muebles bonitos pero muy delicados. Piensa que tu hijo tiene que jugar, pintar, saltar, crecer, escribir.





Y cuando vayas a elegir los textiles para su habitación, tanto para las cortinas o estores como para la ropa de cama, apuesta por telas alegres, con texturas agradables y que se laven fácilmente. Si tienes en cuenta estas claves cuando decores la habitación de tu hijo, seguro que, además de acogedora y divertida, será muy práctica y cómoda para él y para ti.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo